<
VOLVER

En búsqueda de un lenguaje común para la medición y gestión del impacto social

Ana Hauyón|Open Value Foundation
Sale a la luz el primer informe del Think Tank de la Cátedra de Impacto Social de la Universidad de Comillas que apoyamos. Este trabajo ha sido el resultado del esfuerzo de más de 50 organizaciones del ecosistema de impacto en España que proponen un lenguaje común para que empresas midan y fomenten el impacto.
En búsqueda de un lenguaje común para la medición y gestión del impacto social

Este año se ha publicado el primer informe del Think Tank de la Cátedra de Impacto Social de la Universidad de Comillas junto a Open Value Foundation, Fundación Repsol y Management Solutions, bajo el título “Propuestas para la medición y gestión del impacto social. En búsqueda de un lenguaje común”.

La Cátedra de Impacto Social nace con el objetivo de definir qué es el impacto Social y cómo podemos medirlo. La sociedad y los distintos grupos de interés que la conforman demandan cada vez más explicaciones sobre el uso de los fondos, tanto públicos como privados, deseando conocer qué impacto están teniendo éstos en el bienestar común.

Para la elaboración de este documento, han contado con la participación de más de 50 personas y organizaciones del ecosistema de impacto en España. La combinación de la experiencia de los “practitioners” y la rigurosidad de los académicos hace de este informe una excelente hoja de ruta para conocer el estado actual de la Medición y Gestión del Impacto (MGI) y una gran fuente de aprendizajes tanto para los recién iniciados como para aquellas personas con mayor andadura en la MGI.

Desde OVF creemos que, para que el ecosistema de impacto se desarrolle y profesionalice, al mismo tiempo que involucra a nuevos agentes, es fundamental contar con literatura académica de calidad que aporte reflexión, luz y claridad sobre las prácticas y principios que deben orientar nuestra actividad.

El informe empieza con una retadora pregunta: “¿Qué se necesita para repensar y construir sistemas que pone en el centro la sostenibilidad del planeta y la dignidad humana en lugar del beneficio económico, sin dejar de reconocer que este último impulsa el crecimiento y la innovación?”  La economía de impacto se está consolidando como la alternativa al modelo actual. La clave reside en conseguir poner las dimensiones social y medioambiental al mismo nivel que la dimensión financiera, apoyándose en la efectividad y la eficiencia del mercado, el emprendimiento y la competitividad, y haciendo posible que las personas y el planeta prosperen de una manera sostenible.

Sin embargo, ¿qué entendemos por impacto social? Existe cierta falta de acuerdo en su definición dentro del ecosistema, lo que dificulta su puesta en marcha y medición. Con el fin de superar la ambigüedad y comenzar a elaborar una narrativa común, el Think Tank define el Impacto Social como “los cambios que experimentan, tanto las personas como el planeta, por causa de una actividad, proyecto, programa o política concreta y que afectan a las condiciones humanas en el largo plazo. Estos cambios pueden ser medibles, positivos o negativos, intencionados o no intencionados, tangibles o intangibles.”

Nos parece fundamental recalcar la relevancia del largo plazo a la hora de hablar de impacto social, pues uno de los obstáculos más importantes que están limitando el crecimiento del impacto social es el llamado “capital impaciente”. La economía de impacto se está desarrollando a un buen ritmo en parte gracias a la labor de los inversores de impacto, quienes impulsan el sector y dinamizan el debate. Sin embargo, esto nos puede conducir a tener una visión incompleta sobre los demandantes de capital y de sus necesidades. Como ofertantes de capital debemos de comprender que las iniciativas de impacto necesitan varios años tanto para alcanzar el punto de equilibrio financiero como para empezar a generar el impacto esperado. Por eso dentro del ecosistema cobran un papel tan relevante las herramientas y los modelos como el capital paciente o la Venture Philanthropy que son capaces de adaptarse a los ritmos de los emprendedores y acompañarles en su crecimiento.

Profundizando ya en la medición y gestión del impacto, coincidimos con el Think Tank en que estamos en una fase demasiado temprana para adherirnos a una única metodología estandarizada de la medición. Creemos que es el momento de probar e identificar aquella metodología que más se adapta a nuestras necesidades, pudiendo optar por herramientas personalizadas que reflejen de la manera más fiel el impacto al que estamos contribuyendo, sin perder de vista el objetivo de estandarización y lenguaje común.  Como ofertantes, debemos de  buscar metodologías de medición que se adapten a las realidades de las iniciativas invertidas y puedan medir de la forma más fiel posible su cambio generado. La medición debe aspirar a ser percibida como un valor añadido por parte de los emprendedores y las empresas invertidas, como una herramienta de gestión dentro de sus procesos y no un mero trámite a cumplir con sus inversores. 

Estamos a tiempo de decidir qué tipo de huella queremos dejar a las futuras generaciones, o lo que es lo mismo, qué impacto queremos generar. La medición de impacto nos ayuda a no desviarnos del buen camino y continuar avanzando hacia la prosperidad compartida.


También te puede interesar


Sobre Open Value Foundation

Open Value Foundation es una fundación familiar que impulsa y difunde un modelo híbrido entre la filantropía tradicional y la inversión de impacto para mejorar la vida de las personas más vulnerables.

Open Value Foundation pertenece a Santa Comba Gestión SL, holding familiar aglutinador de proyectos que fomenta la libertad de la persona desde el conocimiento.

Contacto

José Abascal, 45, Planta principal
28003 Madrid (España)

+34 91 077 06 08

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Suscríbete a nuestra newsletter
© Copyright 2019. Open Value Foundation