<
VOLVER

La inversión de impacto como catalizador de los ODS: el caso de la agricultura en Ruanda

María Soto|ICADE
María Soto, alumna del doble grado de ADE y Relaciones Internacionales de ICADE, nos cuenta su experiencia de trabajo de fin de grado sobre la medición de impacto en colaboración con Global Social Impact Investments, Open Value Foundation y las empresas sociales One Acre Fund y Yak Fair Trade.
La inversión de impacto como catalizador de los ODS: el caso de la agricultura en Ruanda

Gracias a la colaboración entre Open Value Foundation y la Catedra de Impacto Social de la universidad de Comillas he tenido la oportunidad de realizar uno de mis Trabajos de Fin de Grado del doble grado de ADE y Relaciones Internacionales de ICADE acerca del papel de la inversión de impacto como catalizador para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, analizando en concreto dos empresas reales del sector agrícola en Ruanda que forman parte de las inversiones del fondo de Global Social Impact Investments (GSI) – One Acre Fund y Yak Fair Trade.

En el trabajo se analizan dos modelos de negocio diferentes, que desde distintos enfoques de intervención buscan la consecución de una misión común: la mejora de la calidad de vida de los pequeños agricultores en Ruanda y, a gran escala, la reducción de la pobreza en África. La idea original era llevar a cabo una serie de encuestas entre los agricultores para así poder obtener las respuestas necesarias para poder calcular una serie de métricas de impacto social y así poder tratar de determinar los impactos finales de ambas organizaciones con exactitud. No obstante, debido a una serie de factores como las restricciones nacionales por la pandemia o la dificultad de obtención de medios y recursos para solicitar la información, no fue posible realizar un estudio más acotado y cuantitativo. A pesar de ello, he tenido la gran oportunidad de poder contactar con responsables de ambas empresas obteniendo así otra perspectiva desde un un punto de vista de vista más empresarial, pudiendo conocer más en primera mano acerca de sus actividades diarias y sus planes de futuro.

Tras definir y comparar ambos modelos, llevé a cabo una evaluación de impacto dividida en tres áreas distintas y encontramos que las principales diferencias se deben a la distinta capacidad de recursos, personal y red logística y de contactos entre ambas. Además, al llevar a cabo modelos distintos de intervención y centrarse en fases distintas de la cadena de valor agrícola, no fue posible realizar una justa comparación concluyente.

En el plano económico, en ambos casos los agricultores han experimentado un aumento de sus beneficios, en una gracias al aumento de productividad de su cosecha y en otra debido a la venta a un precio superior al de mercado, asegurándose un ingreso estable y justo.

En cuánto al impacto social, éste supone la consecuencia “indirecta” de la actividad de las dos organizaciones – tanto en los agricultores como en sus familias –, evaluado en que medida cumplen sus Teorías del Cambio. Este caso abarca áreas muy diversas que constituyen una mejora de las condiciones de vida, que, analizadas desde el punto de vista de los ODS, se ha podido apreciar un gran progreso en los siguientes aspectos:

  • Reducción del hambre por el aumento de ingresos y de producción disponible tanto para el autoconsumo como para la venta local, disminuyendo a su vez los niveles de desnutrición en cada comunidad.
  • Reducción de las desigualdades de género por la facilidad para las mujeres mejorar sus condiciones de trabajo al igual que los hombres.
  • Aumento de trabajo digno también gracias a la contratación de personal local en ambas empresas que tiene como consecuencia un mayor desarrollo de la población general.
  • Mayor desarrollo de sus capacidades prácticas y teóricas gracias la formación y entrenamiento recibido en diversas prácticas para mejorar su actividad y optar a mejores oportunidades.
  • Establecimiento de alianzas con distintos 'stakeholders', desde gobiernos hasta organizaciones internacionales o no gubernamentales, con el fin de expandir su labor y aumentar las posibilidades de desarrollo de la población.

En tercer lugar, en el área medioambiental se han encontrado mayores diferencias entre una y otra, puesto que Yak no interviene significativamente en este aspecto al no suponer ninguna repercusión de su actividad y tener que establecer prioridades de acuerdo con sus capacidades. Sin embargo, One Acre Fund sí que ha buscado la manera en que reducir la presión ambiental por la intensidad de la actividad agrícola, buscando como innovar en esta área y aprovechar su acceso a la investigación y tecnología para aplicar las mejores prácticas y contribuir así también a la mejora de las condiciones del entorno.

El estudio del impacto generado permite concluir que ambas constituyen casos de buenas prácticas y así, tener una evidencia empírica adicional sobre la versatilidad y eficacia de la inversión de impacto como catalizador de desarrollo sostenible. Es por ello, que este trabajo tenía como objetivo analizar de que manera dicho impacto puede enfocarse hacia la consecución de los denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y cómo puede contribuir a la reducción de la brecha financiera existente antes de alcanzar el horizonte de 2030. Como se puede apreciar en la evaluación de impacto mencionada, las actividades de ambas, bien de forma intencionada o no, llegan a abarcar hasta ocho de los diecisiete ODS propuestos por la ONU, por lo que no solo estarían efectivamente cumpliendo con su misión compartida de mejorar la calidad de vida de aquellos con los que trabajan como fin último, sino que generan impactos en muy diversos ámbitos como consecuencia.

En definitiva, este trabajo ha supuesto una oportunidad única para mí para conocer de primera mano el sector de la inversión de impacto, del que no sabía tanto hasta ahora, y todo lo que conlleva, pudiendo tratar directamente tanto con el equipo de Open Value Foundation y GSI, conociendo la gran labor que realizan, como con las empresas en las que invierten. Sin duda espero volver a trabajar en temas de impacto social en el futuro debido a que me ha surgido un gran interés por dedicarme a esta área y aprender más sobre como puedo desarrollar mi carrera profesional sintiendo que a la vez puedo aportar algo positivo al mundo.


También te puede interesar


Sobre Open Value Foundation

Open Value Foundation es una fundación familiar que impulsa y difunde un modelo híbrido entre la filantropía tradicional y la inversión de impacto para mejorar la vida de las personas más vulnerables.

Open Value Foundation pertenece a Santa Comba Gestión SL, holding familiar aglutinador de proyectos que fomenta la libertad de la persona desde el conocimiento.

Contacto

José Abascal, 45, Planta principal
28003 Madrid (España)

+34 91 077 06 08

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Suscríbete a nuestra newsletter
© Copyright 2019. Open Value Foundation