<
VOLVER

La primera cohorte de Acumen Fellows en España completa el año formativo

María del Mar y Arancha Martínez|Open Value Foundation

Entrevistamos a las fellows María del Mar y Arancha Martínez sobre los aprendizajes adquiridos en este programa. Ambas coinciden en que profesionalmente se llevan herramientas potentes para leer mejor los problemas, los conflictos, los sistemas en los que trabajan y que quieren transformar. Personalmente, se llevan 23 amigos incondicionales. 23 hermanos con los que seguir creciendo como personas.

La primera cohorte de Acumen Fellows en España completa el año formativo

Open Value Foundation: ¿Cómo ha sido la evolución de la Cohorte desde el inicio hasta el cierre?

María del Mar: Es emocionante mirar atrás en el tiempo tras haber vivido esta maravillosa experiencia. Un proceso que se inicia desde el momento en el que decides aplicar para formar parte de Acumen, atraídos por los valores expresados en su manifiesto y por formar parte de una organización global que trabaja para crear un mundo mejor, más justo, más sano y equilibrado.

Para mi todo empieza en el proceso de selección, donde nos invitan a la autoreflexión y autoconocimiento, en el que afloran nuestros valores, motivaciones y propósito y "empieza la magia". La primera cohorte la formamos 24 personas diversas, de distintas procedencias, lugares, experiencias, profesiones y visiones, unidas con la convicción de que tenemos capacidad de actuar para crear un mundo mejor.

En nuestro primer encuentro presencial, ¡empieza el trabajo! caen los títulos, las etiquetas, estereotipos y empezamos a relacionarnos de persona a persona, de corazón a corazón y con la admiración por lo que somos y por lo que nos une: unas ganas enormes de aportar lo mejor de nosotros mismos para contribuir a nuestra sociedad, a la naturaleza, al planeta con más fuerza, con más herramientas y algo que es realmente trascendental, hacerlo en comunidad. 

Estamos viviendo un momento en el que los retos que tenemos delante son tan grandes, que es verdaderamente importante trabajar en grupo, con relaciones de interdependencia donde cada persona pone al servicio de su comunidad y de su equipo sus dones, conocimientos, habilidades y capacidades, un equipo de personas entregadas a un propósito mayor que el de mejorar su propia vida.

Después de este encuentro volvimos a casa envueltos en una nube de emociones, de alegría, de gratitud por haber conocido a unas personas excepcionales y maravillosas y con la certeza en nuestro interior de que hemos llegado a un programa diferente, que nos invita a avanzar por caminos nuevos, no explorados en nuestra vida, con la asociada incomodidad que la novedad y lo desconocido puede ocasionar, aún así con la certeza de estar en el camino adecuado.

Y una semana después, declaran el estado de alarma y empieza el confinamiento, encontrando en nuestra Cohorte ese “oasis” donde compartir nuestras inquietudes, sentimientos y acciones llevadas a cabo ante la singular situación por la que pasa nuestro país y el mundo. Sin duda, todos compartíamos una enorme gratitud por tenernos en estos momentos tan difíciles y esto nos llenaba de esperanza y amor.

Y desde ahí a lo largo de estos meses, hemos aprendido muchas y valiosas herramientas de 'liderezgo adaptativo' que nos ha ayudado a mirar las adversidades a las que nos enfrentamos desde una mirada nueva. A la vez ha sido un aprendizaje que nos ha permitido crecer acompañados, creando un espacio seguro donde gracias al programa y a las personas que lo han facilitado y gestionado, nos ha llevado a lo largo del proceso a formar un equipo, dejando atrás esos momentos en los que nos podíamos sentir solos e incluso incomprendidos, ante nuestro deseo de mejorar la situación en la que nos encontramos.

En nuestra Cohorte desde el principio nos sentimos fuertemente identificados con el concepto de “Ubuntu” soy porque somos. Sabemos que cuando pasa algo bueno a uno nos nutre a todos, aquello que debilita a uno lo hace a todos, y un concepto que lógicamente no se queda en los miembros de la primera Cohorte de Acumen, sino que aquello que le pasa a nuestro planeta y a la población en general nos influye y afecta, no pudiendo desatender el sufrimiento por el que están pasando millones de personas y los desastres naturales, y a la vez no desatendiendo las buenas noticias, los nuevos proyectos e iniciativas que emergen sembrando esperanza de cambio y transformación.

Arancha Martínez: Hemos pasado de la confianza adoptada desde el día 1 (pero no real) a una confianza sincera y real, generada tras un año de compromiso enorme por generar un equipo sólido, basado en valores compartidos y con el amor como principal motor.

Al principio cada uno venía con sus mochilas y sus expectativas individuales y a lo largo del año hemos ido construyendo desde el cariño, el amor, las ganas sinceras de transformar el mundo empezando por nosotros mismos y el esfuerzo un proyecto común, con expectativas compartidas, y, sobre todo, con mochilas mucho más ligeras que al principio. 

Siento que nos hemos ido quitando piedras de esas mochilas los unos a los otros. Visualizo a cada uno aligerando la mochila del compañero con todo el amor del mundo, con abrazos y caricias. Y visualizo empujones sinceros, con las ganas de ver al hermano crecer y sacar lo mejor de él o ella. Siento que ya no hay prejuicios. Que hemos sanado a lo largo del año cualquier que pudiéramos tener. Aún siento que hay mucho camino por recorrer para fortalecer lazos, pero ya desde un lugar completamente diferente. 

Siento que todos somos uno, que todos tenemos nuestro lugar y somos necesarios para que los demás crezcan. 

OVF: ¿Qué cosas aprendidas os lleváis en la mochila como comunidad? (profesional y personalmente)

María del Mar: Para cada uno de nosotros ha sido una aventura diferente pero sin duda para todos ha sido una experiencia transformadora, que ha impactado en nuestras vidas en todos los aspectos (tanto en lo personal, como en lo profesional y en lo familiar) ya que cuando los cambios son profundos, influyen en todo nuestro ser y se refleja en nuestra forma de pensar, de hacer y de expresar.

Es un sentimiento de ser mas fuertes, más capaces, en definitiva más poderosos. Dice Einstein “todos somos ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas” y desde esta actitud de humildad, aceptando nuestra mediocridad, se despierta una escucha atenta y llena de gratitud, a aquellos que comparten con tanta generosidad sus conocimientos, sus experiencias y vivencias y con sus aportaciones nos hacen ser un poco menos ignorantes. Es un privilegio formar parte de una cohorte llena de personas tan inteligentes, sabias, ricas mental y emocionalmente y a la vez con tanta generosidad. Sin duda esto te hace sentir muy bien acompañada en la aventura de la vida. 

Arancha Martínez: Profesionalmente, herramientas super potentes para leer mejor los problemas, los conflictos, los sistemas en los que trabajamos y que queremos transformar. Herramientas para sacar lo mejor de nosotros mismos, nuestra autenticidad para transmitir desde el corazón y desde nuestra verdad y propósito, y al mismo tiempo sabiéndonos mediocres y desde la humildad de que podemos estar equivocados. Pero desde la fuerza y compromiso de que siempre lo hacemos desde un "buen lugar" porque lo hacemos desde el sentimiento, desde el corazón. 

Personalmente, nos llevamos 23 amigos incondicionales. 23 hermanos con los que seguir creciendo como personas, exigiéndonos pero al mismo tiempo aceptando nuestra mediocridad, nuestras meteduras de pata, nuestra osadía, incluso aceptando el ego. Nos llevamos un bonito compromiso de seguir juntos toda la vida, abrazándonos y empujándonos nosotros, y, aún más, un compromiso de trasladar lo aprendido a la sociedad, empujarnos a contribuir a una revolución moral social.

OVF: ¿Por qué crees que es necesario trabajar el concepto de Liderazgo Diferente visto en el programa en un contexto tan polarizado como lo que estamos viviendo?

Arancha Martínez: Vivimos una crisis social donde la desconfianza en nuestras instituciones y líderes nos ha llevado a simplificar mucho la complejidad de nuestra sociedad e irnos a extremos continuamente, a tener que posicionarnos como si la vida fuera blanco o negro. Necesitamos más que nunca líderes que nos recuerden la maravilla de la paleta de grises y cómo cada uno somos necesarios para conformar esta sociedad y este mundo; cómo cada uno tenemos múltiples identidades y cómo, si nos mostramos transparentes, vulnerables y humanos, al mismo tiempo somos mucho más parecidos y nos unen los mismos valores. Necesitamos líderes morales que saquen lo mejor de cada uno, que nos inspiren y empujen a ser mejores, libres y al mismo tiempo contribuir al bien común. 

Vivimos una crisis social y medioambiental sin precedentes y es momento de actuar. No podemos esperar. Aunque lo hagamos desde la serenidad, el amor y el respeto, es importante hacerlo ya, sin demora.

María del Mar: Estamos en un momento donde se requiere creatividad e imaginación moral.

¿Por qué recomiendas el programa?

Arancha Martínez: Porque es el programa más disruptivo y transformador que conozco. Porque es el programa más humano y necesario. Porque invita a cuestionarse sobre nuestra sociedad y nosotros mismos, porque nos invita a repensar las razones más humanas por las que hacemos lo que hacemos, a replantearnos qué es progreso y cómo queremos ver nuestra sociedad. porque es diverso y abre la mirada a un mundo de posibilidades que no veíamos. porque es un regalo, un viaje hacia dentro para luego ir hacia fuera más fuerte, más determinada, más convencida de que cambiar la sociedad es posible.

María del Mar: Porque cambia completamente la vida para mejor. Gracias, gracias, gracias.


Sabemos que en España hay muchas personas comprometidas con dejar un mundo mejor del que encontraron y trabajando por que así sea. ¿Eres una de ellas? ¿Conoces a alguien que lo sea? Haz clic aquí para saber más acerca del Acumen Fellows Program.


También te puede interesar


Sobre Open Value Foundation

Open Value Foundation es una fundación familiar que impulsa y difunde un modelo híbrido entre la filantropía tradicional y la inversión de impacto para mejorar la vida de las personas más vulnerables.

Open Value Foundation pertenece a Santa Comba Gestión SL, holding familiar aglutinador de proyectos que fomenta la libertad de la persona desde el conocimiento.

Contacto

José Abascal, 45, Planta principal
28003 Madrid (España)

+34 91 077 06 08

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Suscríbete a nuestra newsletter
© Copyright 2019. Open Value Foundation