VOLVER

El poder de las empresas sociales

JOSÉ MARÍA ELOLA OCA|Nikarit

Nikarit, la empresa social impulsada por la ONG española OAN Internacional, es un ejemplo ideal para entender el poder de transformación que tienen las empresas que ponen el foco en los retos sociales que atañen al mundo.

El poder de las empresas sociales

"Los negocios sociales son empresas creadas para resolver problemas. Si todos creemos en ello, desaparecerá la oscuridad." Muhammad Yunus

El mundo se encuentra en un estado de cambio constante. Un cambio acelerado, influido directamente por la globalización, en el que cada vez más variables entran en juego, y en el que las relaciones comerciales, empresariales y sociales se encuentran fuertemente interrelacionadas generando todo tipo de impactos en cualquier dirección y región del planeta al mismo tiempo.

Atendiendo al panorama global que nos rodea, en OAN International, hemos creído profundamente en el poder del emprendimiento social. Una corriente de empresas que ponen el foco en las problemáticas sociales que atañen al mundo. Empresas rentables, que nacen para solucionar una problemática social determinada. Oportunidades de negocio que ofrece el mercado, para las que se ponen en marcha modelos sostenibles, tanto en el plano económico, como en el social y el medioambiental.

Muhammad Yunus, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en el año 2006 por sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico. Se le conoce por ser el padre del emprendimiento social: “La pobreza no se trata de una realidad creada por la gente pobre. Esta es producto del sistema que hemos desarrollado, por ende, hay que cambiar los modelos y conceptos rígidos de nuestra sociedad”.

En OAN International, la ONG española a través de la que desarrollamos proyectos de cooperación internacional en Nikki, al norte de Benin (África), hemos tomado como principio base de todas nuestras iniciativas, el concepto del emprendimiento social. Creemos que se trata de un modelo que permite desarrollar proyectos de cooperación que empoderan verdaderamente a los beneficiarios ya que forman parte de una cadena de valor más justa y más sostenible en el tiempo, protagonizada en primera persona por ellos mismos.

Estamos convencidos de que ese cambio de modelo al que hacía referencia Yunus, parte del cambio de paradigma en la empresa tradicional. En nuestro caso, y más allá de considerar este principio para todos nuestros proyectos, hemos lanzado Nikarit, una empresa social de cosmética natural, con y para las mujeres productoras de manteca de karité de la región de Nikki, en Benin, una comuna de unos 200.000 habitantes en el norte del país, muy cerca de la frontera con Nigeria.

La manteca de karité, motor de cambio y empoderamiento a través de la figura de la mujer

Nikarit nace con el claro objetivo de empoderar la figura de la mujer de esta región a través de un modelo de comercio justo de manteca de karité, lanzando para ello una empresa que pone en contacto el trabajo que realizan estas mujeres, con la demanda de este producto tan cotizado en España.

La manteca de karité es un bálsamo natural con importantes propiedades hidratantes y nutritivas para la piel y el pelo, que se extrae del fruto de un árbol que crece solamente en 21 países de todo el mundo, todos ellos localizados en el África Subsahariana, habiéndose convertido en uno de los productos más cotizados en el mercado internacional de la cosmética.

Nikarit 31El fruto del karité (Foto: Nikarit)

Además de lo genuino que es este árbol, la manteca de karité guarda una relación muy especial con la mujer de la región, ya que es solo ella quien puede hacerse cargo de todo el proceso de recolecta, fabricación y venta del producto, al tratarse de un árbol sagrado y reservado exclusivamente para la mujer.

Por todo esto, la manteca de karité se convierte en un producto mágico. El oro de la mujer africana, un aceite vegetal de color dorado, que se convierte en motor de cambio y empoderamiento económico y social para toda la región a través de la figura de la mujer.

Sin embargo, la realidad actual del mercado en Benin es muy distinta. La mayoría del tráfico comercial de este producto lo protagonizan empresas que realizan grandes exportaciones de la nuez del fruto sin tratar (alrededor de 40.000 toneladas anuales de nuez), lo que supone una gran pérdida de valor para las productoras locales, quienes mal venden un fruto muy cotizado y pierden la oportunidad de retener en origen todo el potencial económico y social de este proceso de elaboración artesanal.

A través de Nikarit, trabajamos directamente con tres cooperativas de mujeres de la región, Monnon, Bessangourou y Sansí Gandó. Alrededor de 100 mujeres elaboran artesanalmente la manteca de karité, que les compramos a precio justo, avanzando así en la cadena de producción y consiguiendo que el valor que queda en origen sea superior al que obtienen cuando venden el fruto sin procesar.

En España estamos creando una red comercial (online y puntos de venta físicos), a través de la cual vendemos la manteca de karité pura, así como una serie de productos de cosmética natural fabricados con la manteca como componente activo. Se trata de productos que vendemos tanto a clientes finales como a fabricantes que buscan cosmética natural de alta calidad y con un gran valor social añadido.

Nikarit es un modelo de empresa que tiene como objetivo la maximización del impacto social y medioambiental

Las mujeres productoras son capaces de vender el fruto de su trabajo a un precio que responde a un acuerdo entre las partes. Un precio justo en el que se valora el trabajo artesanal que realizan, proporcionando una serie de ingresos recurrentes gracias a los cuales pueden hacer frente a sus gastos habituales y domésticos, como la alimentación, educación o sanidad en sus familias. Además, estos ingresos les proporcionan libertad económica, permitiéndoles ganar seguridad en sí mismas e independencia frente a sus maridos, lo cual repercute positivamente en las relaciones sociales de las comunidades en las que la mujer puede adoptar un rol de mayor entidad. El asociacionismo entre ellas a través de las cooperativas les permite compartir y encontrar espacios en los que este impacto de independencia y libertad se ve potenciado aún más.

Por otro lado, somos capaces de establecer un proceso de comercio justo con el que más allá de respetar y velar por los derechos de cada uno de los agentes que forman parte de la cadena de valor, potenciamos un criterio de compra consciente y responsable en España. Queremos despertar la curiosidad de cualquiera que nos compre, desvelando e informando acerca de lo que ocurre durante el proceso: ¿Quién hay detrás de lo que compro? ¿Qué relaciones existen a lo largo de la cadena de valor? ¿Qué lugar ocupa cada uno de estos agentes y cuál es el valor que repercute en cada uno de ellos? Sin ninguna duda, y tal y como decíamos al principio, las relaciones globales son cada vez más fuertes, y la decisión de consumo de un cliente de cualquier tipo de producto, en cualquier lugar del mundo, puede iniciar un cambio en la dirección de los ciclos, formas y condiciones de producción. El cliente manda, y por lo tanto debe ser capaz de conocer, y consecuentemente asumir los efectos colaterales de las decisiones comerciales que realiza.

Nikarit 21
Productora de manteca en Nikki (Foto: Nikarit)

Nikarit, gira en torno a dos elementos fundamentales, la mujer de Nikki y el árbol del karité. Es por ello, por lo que nuestro proyecto contempla igualmente un plan de acción responsable con el medio ambiente, en el que la protección de la especie del karité ocupa un lugar muy importante. Estamos trabajando en el estudio de la especie en la región a través de la colaboración entre la Asotiation de Karité de Benin, la Universidad de Parakou y varios estudiantes españoles, con el objetivo de preservar una especie única que proporciona tanto valor en la comunidad, y que nos permita seguir desarrollando un sistema de explotación de este fruto medioambientalmente sostenible.

Además de todo esto, Nikarit es un modelo de negocio rentable, cuyos beneficios son reinvertidos al 100% en proyectos de cooperación al desarrollo en estas comunidades, consiguiendo un segundo impacto económico y social en la región a través de proyectos que nuevamente empoderan a la población local para que ellos mismos sigan siendo protagonistas del desarrollo de Nikki.

En Nikarit estamos convencidos del poder de la empresa social como agente de cambio global, y es por ello por lo que os animamos a formar parte de esta corriente de empresas en las que somos plenamente conscientes de que el cambio está en aquellas pequeñas acciones que realizamos en nuestro día a día.


También te puede interesar


Sobre Open Value Foundation

Open Value Foundation es una fundación familiar que impulsa y difunde un modelo híbrido entre la filantropía tradicional y la inversión de impacto para mejorar la vida de las personas más vulnerables.

Open Value Foundation pertenece a Santa Comba Gestión SL, holding familiar aglutinador de proyectos que fomenta la libertad de la persona desde el conocimiento.

Contacto

José Abascal, 45, Planta principal
28003 Madrid (España)

+34 91 077 06 08

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Suscríbete

Si quieres estar al tanto de nuestras novedades y de las actividades que organizamos déjanos tu email.

© Copyright 2019. Open Value Foundation